Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Lun Feb 03, 2014 8:13 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
La luz que se colaba por la persiana de su cuarto, había hecho que la rubia se despertase del trance en el que un plácido sueño le mantenía atrapada. Poco a poco fue entreabriendo sus ojos, tratando de acostumbrarse a la visión de lo que era la realidad, únicamente iluminada con pequeños trazos de luz provenientes de un sol matinal de lo más inoportuno. Pero, por alguna razón se vio obligada a girar su cabeza hacia su lado derecho de forma inconsciente, pudiendo contemplar entonces, que no se encontraba sola, lo cual hizo que una sonrisa hasta cierto punto extraña por el hecho de estar recién despierta, se hiciese hueco en su rostro.

Tenerle allí, a su lado hasta le parecía extraño en lugar de lo normal. Cierto era que no era la primera vez que había dormido junto a él, pero por algún motivo quería obligarse a sí misma a no acostumbrarse a ello; en parte por un posible miedo a que no fuese a durar todo lo que ella quisiera. Había dormido junto a él en Lima, Nueva York, New Haven y tal vez la que más le habría marcado, en Italia. Lo cierto es que dudaba que alguna pareja en tan poco tiempo hubiese dormido en sitios tan diversos, pero este era un rasgo más de lo que les hacía diferentes al resto, tal vez el más ligero y el que menos importancia tuviera.

Elevó una de sus manos fuera de las sábanas que la mantenían a resguardo del frío, para tratar de acelerar el proceso de caer en la Tierra, frotándose así uno de sus ojos para hacer el mismo proceso con el otro, y una vez hecho esto, tomó un pequeño impulso para ladearse y observarle así con una sonrisa como si fuese lo lógico que debía hacer al contemplarle, a la par que un bostezo se hacía paso al exterior. No recordaba la última vez que al ver a Wyatt le había transmitido una calma semejante, principalmente porque la mayor parte del día, el moreno tenía una vitalidad y una energía muchas veces, superior a la suya por la que en parte se veía contagiada lo quisiera o no; pero verle allí, a su lado, como si su única preocupación fuese dormir y el resto de preocupaciones no existiesen era algo totalmente indescriptible para ella.
De hecho, si se ponía a pensarlo, iba recordando poco a poco cómo había terminado allí con él aunque en un principio le hubiese costado. Había un par de recuerdos que tenía desperdigados y que posiblemente aún tardaría en ordenar, pero podía ver unas imágenes sueltas en las que podía verse transportada a la cama en brazos de Wyatt tras una noche viendo películas que ya ni siquiera recordaba cuáles habían sido, únicamente tenía en mente que se había reído lo habitual con él, y que simplemente había disfrutado como una cría-lo que también podría haber intuído por sí misma-.

Pero entre tanto pensamiento de la rubia, un inesperado movimiento por parte de su acompañante, le hizo aterrizar de nuevo ya por segunda o tercera vez en cinco minutos que llevaba despierta. La rubia puso toda su atención en él, mientras podía contemplar cómo se iba despertando poco a poco a su lado; y cuando ella creyó que estaba lo suficientemente despierto tras unos segundos, se inclinó con suavidad hacia él, depositando un diminuto beso en su mejilla tratando de hacer lo más agradable posible su aterrizaje para a continuación murmurar: - Buenos días, bella durmiente...-comentó a modo de broma con la misma sonrisa que había portado momentos antes tal vez para empezar así, el día con buen pie.
avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Wyatt D. Blair el Lun Feb 03, 2014 9:41 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Quinn || LUGAR: Apartamento ||
Había gente que cada mañana intentaba comenzar el día con el pie derecho, otros que irremediablemente empezaban su mañana con el pie equivocado; y después estaba Wyatt, quien daría sus dos pies en cualquier ocasión para que el día no comenzase. Nunca. Tener un buen despertar nunca había sido su atributo más representativo, y sólo había empeorado con el tiempo como si de un proceso paulatinamente degenerativo se tratase: sus años de dormir hasta entrado el mediodía dieron pasos a mañanas de madrugar para llegar a tiempo a set o ensayo general, remplazadas a su vez por la obligación de levantarse todavía más temprano para tener que soportar a una panda de post-adolescentes. Nadie le discutiría que no era el mejor de los progresos, no para él, al menos.

Todo el aire que había permanecido en sus pulmones hasta el momento salió al exterior en una profunda exhalación de la que fue sólo parcialmente consciente. El joven tardó en recuperar la consciencia e incluso cuando lo hizo mantuvo sus ojos cerrados con la esperanza de volver a caer instantáneamente dormido. Podía notar la luz filtrándose a través de sus párpados e instintivamente su ceño se frunció, obligándose a cerrarlos con más fuerza en un infructuoso intento de evitar este hecho. Si su cerebro no tardase tanto en ponerse en funcionamiento hasta se habría dado cuenta de que había algo distinto a su alrededor que denotaba que no estaba en su casa. El peso sobre su cuerpo era diferente y la luz no provenía del lugar adecuado; detalles que poco importaron a un Wyatt que se limitó a estirar ambos brazos e introducirlos debajo de la almohada sobre la cual descansaba la mitad superior de su perfil. Después de un par de minutos el joven contempló el mundo a través de un par de pequeñas rendijas mientras dejaba que sus pupilas se adaptaran a aquella dichosa claridad, sólo para dar con una mirada ajena puesta en él. Todo volvió entonces a su cabeza con una velocidad casi dolorosa para su no todavía tan funcional cerebro. Fue entonces que pudo observar las paredes pintadas de un color distinto o que se había metido en la cama con la ropa del día anterior sin pensarlo dos veces. Pero, sobre todo, contemplo a una Quinn aparentemente no mucho más despierta que él.

Observar a la gente mientras duerme. Claro, eso no es inquietante, para nada… —murmuró con una voz ligeramente más ronca después de aceptar gratamente su beso de buenos días. Acto seguido, el neoyorquino encaró el colchón y tiró de la almohada hasta cubrir parcialmente su cabeza. Ni siquiera aquel gesto fue capaz de ocultar la sonrisa de diversión de su rostro. Él era el primero que sabía que era tan culpable como ella en eso, y lo sería más veces si no fuese porque siempre despertaba después que cualquier otra persona. Pero no podía evitarlo: si despertar al lado de la rubia hacían infinitamente mejores sus mañanas, hacerlo además con un comentario de aquel tipo en la boca era la panacea de los despertares para Wyatt —Hmm… esas palabras me suenan… —divagó en voz alta; justo en aquel momento no recordaba de dónde —…buenas noches… —murmuró en respuesta.

Y habría seguido durmiendo sin duda alguna si no fuera por la duda que apareció repentinamente en su cabeza. La completa quietud se vio destrozada cuando de la nada Wyatt levantó la cabeza desde debajo de la almohada y observó a su alumna con la duda brillando en sus ojos, casi con miedo —¿Qué día es hoy? —preguntó con un tono de voz tranquilo, pero que denotaba que según la respuesta estaba completamente abierto a que cundiera realmente el pánico.
avatar
Wyatt D. Blair
Profesores
Profesores

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 24/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Mar Feb 04, 2014 5:05 am

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
Ante su comentario,  y posteriores gestos, no pudo evitar hacer una mueca de diversión y emitir una risa un tanto dejada,  producto del sueño que aún tenía y que parecía aumentar cuánto más observaba las propias ganas de dormir del moreno. - Ya desde el primer momento del día así, deberían darte algún tipo de premio al más simpático al despertarse-comentó echándose a reír,  tapándose un poco más al elevar las sábanas y quedando así prácticamente cubierta por ellas,  teniendo aún el campo de visión despejado para poder ver la reacción de Wyatt tras un intento de regresar a los brazos de Morfeo, teniendo que volver casi de forma brusca, por lo que podría ser algo importante- Es martes, y te estás olvidando de lo más importante del día,  mi cumpleaños- murmuró en lo que trató de ser un tono serio; que no aguantó más de dos segundos-No, en serio, es sábado y antes de que esas luces nucleares tuyas salgan a primera hora, no es mi cumpleaños tampoco-reconoció echándose a reír para, justo después, coger las sábanas con sus propias manos y taparse completamente, de pies a cabeza en un intento de disolver su broma en el ambiente como si no hubiese dicho nada.

Era sorprendente lo que hacían las compañías;  hace un tiempo le resultaba casi impensable despertarse haciendo el más mínimo tipo de broma por las mañanas y ahora, por influencia de su profesor, se había convertido en lo cotidiano y lo que le sentaba bien. Este tipo de cosas le hacían plantearse si ella misma habría tenido un efecto parecido en él,  porque al final, todo se pega.
avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Wyatt D. Blair el Miér Feb 05, 2014 10:36 am

Rise and shine, sleepy head
CON: Quinn || LUGAR: Apartamento ||
¿Verdad? Llevo años preguntándome porque no me han dado ningún tipo de reconocimiento. Pensaba que nadie lo entendía… —comentó de una forma que hubiera sido mucho más seria de no ser porque su voz sonaba contra el colchón. No le molestaba que alguien le señalase su propia falta, al menos no aquella que tenía lo suficientemente interiorizada como para haber conseguido acostumbrarse a hacer oídos sordos de las quejas sobre el asunto —Pero no intentes cambiarme de tema… —le recriminó a modo de broma. No iba a dejarla escapar con aquello tan fácilmente. No, puede que Wyatt no fuese de las personas que prácticamente saltan de la cama dispuestas a comerse el mundo, pero era un hecho que su humor mejoraba se veía aplacado cuando su alumna estaba presente, y ni siquiera en esas circunstancias se daba la excepción. Por el movimiento del colchón y el ajetreo con la ropa de cama dedujo que si Quinn había decidido cambiar de algo, era de postura.

El pánico fue asentándose lentamente en sus facciones mientras conseguía asimilar las palabras de la chica con más lentitud de la conveniente. De no ser porque todavía estaba lo suficientemente dormido, esta vez el neoyorquino sí que habría saltado literalmente de la cama para tratar en vano de llegar a tiempo a cumplir con sus obligaciones. Martes suponía primer día de clases de la semana para él; Martes suponía que tendría que conducir hasta casa a toda velocidad, pensar una buena explicación para contar a gritos a Melissa mientras se duchaba y conseguía ropa limpia y, finalmente, conducir como un loco hasta Yale y aún llegar tarde. Pero no hubo ningún movimiento por su parte. La curiosidad consiguió vencer al pánico e hizo a un lado momentáneamente la tensión que había adquirido al tiempo que su ceño se fruncía con expectación a la espera de saber qué era aquello importante que estaba olvidando. ¿Tenía una reunión? ¿Le habían cambiado el horario de tutorías? ¿Había quedado con alguien? ¿Desde cuándo Quinn llevaba su agenda? Wyatt trató de concentrarse en busca de una respuesta y, cuando la obtuvo de parte de ella, sus engranajes colapsaron.  Durante dos segundos completos –que a su percepción parecieron horas –un cartel de fallo en el sistema brilló en más colores que una avenida principal de Las Vegas una vez caída la noche.

Una mezcla entre suspiro de alivio y bufido de indignación salió al mundo mientras el joven se dejaba caer de nuevo como un peso muerto sobre la cama —No vuelvas a hacer eso tan temprano. Nunca —intentó decir serio, pero el cambio de panorama que se presentaba como su día había supuesto demasiado consuelo como para resultar convincente. Dudaba que alguna vez fuese a acostumbrarse a las tomaduras de pelo que su alumna disfrutaba tanto gastándole. Sobre todo porque, aunque consiguiera pillarle sólo en unas pocas, cuando lo hacía era a lo grande —Alguna vez me dará un infarto y cargarás con ello en tu conciencia —refunfuñó observando a la rubio con los ojos entrecerrados, esta vez intentando parecer molesto. La diversión estaba tan presente en los ojos de ella que prácticamente Wyatt podía ver cómo tomaba una forma física y bailoteaba alegremente en la almohada entre los dos. Ella no dijo nada, pero tampoco necesitaba que lo hiciese —Déjame. ¿Nunca has visto a nadie sufriendo un síndrome post-vacacional? —se quejó.

El numerito había conseguido despertarle a casi todos los efectos, y la mente del moreno divagó en la sucesión de acontecimientos que le habían llevado justamente a este punto y a lo diferente que resultaban de su diario habitual; además, le valía como excusa para desviar su atención de aquella mirada de burla que todavía le estaba dirigiendo. No recordaba en qué momento se había quedado dormido, pero lo que estaba claro es que el sueño le había pillado de imprevisto o de lo contrario se habría molestado en ponerse más cómodo. A ojos del mundo, Wyatt se había marchado de vuelta a New York una vez hubo concluido sus clases en Yale, de la misma manera que de ojos al mundo había abandonado la gran ciudad un poco antes de tiempo en Navidades cuando en realidad se había dedicado a pasear por sus calles y descubrir sus atractivos ante los ojos inexpertos ante tanto urbanismo que eran los de la rubia —Si llego a saber que me vas a despertar así me habría ido a casa —Ni él se creía esa mentira.
avatar
Wyatt D. Blair
Profesores
Profesores

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 24/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Miér Feb 05, 2014 5:01 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
- Oh vamos, me ofendes. Yo siempre reconozco tus méritos, más aún cuando se trata de que te despiertes de buen humor-sentenció como si aquello que acababa de soltarle al moreno fuese lo más evidente del mundo, en un falso tono de indignación, mostrando a continuación una sonrisa que dejaba entrever las verdaderas intenciones de continuar vacilándole- Y no trato de cambiar de tema, porque básicamente ni se de lo que hablábamos ya...no me pidas más a estas horas y recién despierta.-refunfuñó, dejando ver un puchero al más puro estilo del jardín de infancia. Comportarse así le resultaba más fácil de lo esperado, y resultaba ser ya lo habitual. Era demasiado simple hacer cualquier comentario y dejar que una de sus sonrisas ablandase al que tenía al lado, de lo cual era plenamente consciente y mentiría si dijese que alguna vez no se había aprovechado de ello; ventajas de ser ella.

Si todavía no estaba despierta, ver con sus ojos aún algo entumecidos la cara de Wyatt ante una posible mala noticia o sorpresa, ya le había hecho regresar por completo. Se echó a reír cuántas más reacciones veía por su parte, sin poder evitarlo de ninguna forma puesto que aquello se le presentaba como una ocasión más para burlarse de él mientras pudiera, puesto que sabía que tarde o temprano, Wyatt jugaría la carta de la venganza.- Nah, eres un tío duro. Ya sabes, de estos que roban azucarillos en gasolineras y se avergüenzan de los vídeos que le graban cuando está borracho en su boda...Así que dudo que una bromilla te cause el más mínimo ataque-comentó con una carrerilla poco habitual en ella y prácticamente mucho más común en él.- Creo que paso demasiado tiempo contigo...-reconoció tras sus pensamientos echándose a reír, llevándose a la vez sus manos a su rostro, deslizándolas después por éste con una lentitud al más puro estilo de un zombie en una película de terror, si es que se podía considerar así.-Ya puedes estar orgulloso de los estragos que estás haciendo en mí...yo antes era decente, qué triste.-Que el humor de Quinn mejoraba cuando estaba al lado de su profesor era evidente y todo esto era una simple muestra de ello.

Era demasiado sencillo para ella dejarse llevar y hablar con lo primero que se le viniese a la cabeza aunque nunca hubiese sido su fuerte. Su naturaleza le obligaba a meditar todo y hablar con cierta malicia, pero desde su último año en el Mckinley, parecía que una nueva Quinn había ido surgiendo y el hecho de que Wyatt le diese absoluta libertad para que saliese al exterior no ayudaba a ser la que había sido una vez.

Ahora se llama síndrome post-vacacional, claro...y si tan poco te ha gustado como te he despertado, ya sabes dónde está la puerta...-murmuró entre dientes para, sin darle tiempo a nada, abalanzarse sobre él mientras ya comenzaba el repertorio de sus risas inocentes, abrazándose al moreno con una habilidad casi innata haciendo de él, su colchón particular una vez más- ¿Alguna vez te había dicho lo cómodo que eres?
avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Wyatt D. Blair el Miér Feb 05, 2014 8:33 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Quinn || LUGAR: Apartamento ||
Escucho aquella retahíla acelerada con una mezcla de sorpresa y curiosidad. Por un momento había temido lo peor: después de casi medio año comenzaba a conocer lo suficiente cada faceta de Quinn como para saber que sólo hablaba a esas velocidades cuando se trataba de soltar una mala noticia. No sabía cuándo ni cómo, pero las normas del juego debían de haber cambiado y sus conjeturas, mantenidas hasta ese momento, hacerse pedazos cuando comprobó que esta vez lo estaba haciendo nada más y nada menos que para meterse con él —Pues para acabar de despertarse me sé de una que al parecer se ha levantado sembrada —farfulló poniendo los ojos en blanco —. Alguien a quién espero le apasione el café amargo, porque va a beberlo mucho a partir de ahora… —advirtió antes de soltar un bufido. El problema era que el concepto de “bromilla” para su alumna, era del tipo que conseguía llevar a la cabeza del muchacho hasta un punto cercano a la implosión y que hacía que su estómago diese un vuelco desagradable.

Wyatt estaba dispuesto a anclarse en aquel estado de indignación temporal a modo de protesta; las tenía todas consigo, o al menos eso pensó el neoyorquino hasta que su acompañante volvió a hablar, llevándose todo el malhumor del muchacho con aquellas palabras —¿Y eso es malo? —preguntó con una sonrisa torcida que denotaba que sabía de sobra la respuesta. La risa de la chica rompió el silencio de la habitación y lo llenó de una calidez a la que Wyatt no estaba acostumbrado a esas horas y que pronto consiguió sacarle una sonrisa —Oh, lo estoy. De eso puedes estar segura —Cualquier otra respuesta habría sido una mentira. ¿Qué podía decir? No se arrepentía de un solo segundo que pasaba con la chica y, al igual que a veces él mismo podía percatarse del efecto que su presencia ejercía en él, ver el efecto contrario le resultaba, como mínimo, entrañable.

Demasiadas cosas cruzaron la mente del joven en ese momento. Sabía que Quinn había dicho aquello como una broma –una digna de gente normal, de hecho –pero escuchar la palabra decencia escapar de sus labios consiguió enviar un escalofrío a lo largo de su columna como si acabara de establecerse algo aberrante. Pero, en realidad, lo único que sucedía es que él era perfectamente consciente de que el único motivo por el que ella pudiese tener razón era precisamente su responsabilidad. ¿Era decente lo que hacían? Wyatt tenía más que claro la respuesta socialmente aceptada, pero él nunca había sido uno que se dejara llevar demasiado por simples convicciones sociales. A veces sentía que nadie podría comprenderle y, a veces, de manera aún más insólita, llegaba a considerar esto como una verdad absoluta. La mayoría de la gente no era tan especial como para tener un comportamiento tan único como que no se repitiera, y tampoco eran la mitad de tolerante a cómo se hacían ver. Sí algo podía tener claro era que de salir a la luz lo que se llevaba trayendo entre manos todo este tiempo muchos le condenarían por ello. Y no podía importarle menos.

No hizo el menor esfuerzo por moverse, y aunque lo hubiese hecho tampoco habría ido demasiado lejos —A ver, ¿y cómo lo llamas tú, miss elocuencia? —preguntó por el mero hecho de seguirle la broma mientras dejaba reposar uno de sus brazos en la espalda de la chica —Unas cuantas veces —reconoció con una carcajada ante la pregunta, no era algo que le hubiesen dicho con demasiada frecuencia antes de que ella lo hiciese. Su risa se fue apagando lentamente hasta que la habitación volvió a quedar en silencio un breve instante. Una idea cruzó la mente del muchacho, el cual clavó ambos codos a su espaldas mientras comenzaba a incorporarse progresivamente —¿Sigo siendo cómodo ahora? —preguntó cuándo hubo alcanzado unos quince grados —¿Y ahora? —volvió a preguntar un segundo más tarde, divertido —¿Y ahora? —Estaba seguro de que había adquirido el mismo status de comodidad de una cama de hospital con alguien jugando con el mando.
avatar
Wyatt D. Blair
Profesores
Profesores

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 24/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Jue Feb 06, 2014 8:30 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
Se encogió de hombros ante su pregunta que llevaba una respuesta demasiado evidente y clara. ¿Cómo iba a ser malo aquello? Para ella era lo mejor que podía hacer; pasar tiempo con él, de hecho dudaba que alguna vez fuese a cansarse de aquello- Yo nunca he dicho que sea malo...-comentó mostrando una amplia sonrisa, sobretodo al escuchar su siguiente comentario.
Claro que estaba orgulloso, ¿cómo no iba a estarlo? Había conseguido en ella lo que muchos aún tras intentarlo fervientemente no había conseguido ni aproximarse al resultado satisfactorio; mantenerla pendiente de él día sí día también, como si necesitase como mínimo pasar un rato a diario junto a él. Hasta le resultaba extraño depender de alguien de ese modo.

-No pienso decírtelo, si te lo digo cada vez tendrás menos cosas que saber sobre mí y oye, me gusta que no lo sepas todo.-refunfuñó como si hubiese ganado una improvisada batalla frente a él. No era por no decirle aquella tontería, pero lo fácil que le resultaba darle la vuelta a las cosas cuando hablaba con él era tan simple que poco a poco le salía como si de algo natural se tratase. Además, que el muchacho tuviese que ingeniárselas para conocer todo lo que ella se negaba a confesarle tenía un cierto atractivo desde su punto de vista.

Un chillido improvisado se hizo hueco en aquella escena, ante el movimiento del moreno que desde luego no se había esperado, pero el que hizo que inmediatamente, la rubia se afianzase a él por si las moscas, en una posición cuanto menos incómoda. En ese momento, daba gracias a las clases de ballet que había tenido tiempo atrás y a sus temporadas en las animadoras a pesar de la intermitencia de éstas que le permitían doblarse aunque fuese incómodo con bastante facilidad. En un segundo, se incorporó sentándose sobre las piernas del muchacho evitando así que él pudiese provocar cualquier otra posición incómoda para ella mientras la rubia mostraba una sonrisa torcida, para justo después, cruzarse de brazos a modo de falsa indignación- Vaaaale, me ha quedado claro que no quieres que vuelva a aplastarte aunque sea con el mayor cariño del mundo.-murmuró rodando los ojos mirando hacia el lado contrario de la pared, esperando a ver cuál sería la reacción de su acompañante mientras, sus tripas comenzaban a revelarse contra su propio aguante sin alimentarse tras estar ya despierta.

avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Wyatt D. Blair el Sáb Feb 08, 2014 3:46 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Quinn || LUGAR: Apartamento ||
Un gruñido clasificado entre la decepción y la resignación salió del muchacho —No sé cómo no me he visto venir esa respuesta —murmuró en un tonillo irónico. Era cierto que no la había adelantado, pero sabía perfectamente que después de sus bromas, dejar que su curiosidad hiciera estragos en él de una forma casi cruel era otro de los grandes hobbies de Quinn en su presencia. No es que aquella vez la rubia sostuviera algún tipo de verdad universal, de hecho, ni siquiera le importaba demasiado que le contestase o no; pero era el simple hecho de que no lo hiciese lo que siempre conseguiría poner casi sin excepción aquella expresión de molestia casi infantil en su rostro. Esa vez, sin embargo, fue su explicación la que llamó su atención —Pues a mí me saca de quicio —sentenció. Sus palabras no habían perdido aquel tono de desenfado habitual del que siempre hacía alarde, pero eran sinceras —. Pero eso, claro está, ya lo sabes —dijo soltando un bufido. Claro que lo sabía. Y por eso, precisamente, era que él estaba seguro de que no iba a cambiar. Debería estar molesto al respecto, pero un segundo después una pequeña sonrisa se escapó de su autocontrol e, inmediatamente, Wyatt supo que había perdido aquel asalto. ¿Qué demonios iba a hacer con esa mujer?

No tenía ni idea pero. Por el momento, intentaría devolverla a su propio juego y no al que ella le diese la gana. Si a algo estaba acostumbrado el joven era a salirse con la suya, a observar como las personas caían una tras otra en sus acciones o palabras sólo para conseguir el resultado deseado; y lo último que él habría esperado sería disfrutar tanto al dar con una persona que entrara y saliera de forma intermitente y a placer de lo que él, sin apenas darse cuenta, solía establecer. El chillido de la chica fue el equivalente al pistoletazo de salida que indicaba el comienzo de algo. El moreno no sabía de qué, pero de primeras hizo que una sonrisa de diversión apareciera en sus facciones mientras sus ojos se contagiaban de la misma emoción. Era oficial: Wyatt estaba despierto. Y como prueba de ello estaban las carcajadas que llenaron la habitación del apartamento de la chica en cuanto la vio retroceder y sentarse sobre sus piernas. Su retirada forzosa le había resultado demasiado cómica y el hecho de que la hubiese pillado desprevenida sólo hacía acrecentar su estado de ánimo por momentos.

Con un último impulso y todavía lidiando con sus últimas carcajadas, Wyatt consiguió incorporarse hasta quedar sentado. Observó a la rubia y a la mirada de circunstancia que le estaba lanzando en esos instantes, y utilizó sus dotes de actor para mimetizarla al milímetro y devolvérsela, aunque sólo durara un instante. Apoyó sus manos en sus propias piernas y se inclinó hasta quedar a centímetros de la chica, mirándola a los ojos de cerca —Uh hu —musitó en un sonido nasal ante su queja como toda respuesta. Esta vez sí, contuvo su urgencia por echarse a reír y se limitó a observarla por uno, dos, tres segundos. En algún momento a partir de ese punto perdió realmente la cuenta y, cuando volvió en sí, desconocía cuantos segundos había estado perdido en la nebulosa de sus pensamientos matutinos. Le dedicó una pequeña sonrisa de disculpa y se inclinó finalmente para depositar un beso en su frente —¿Qué tal has dormido? —decidió preguntar con verdadera curiosidad; el hecho de que se hubiese quedado dormida en el salón le había dado una pequeña pista de que andaba el día anterior más cansada de lo que realmente aparentaba. Y lo que en especial intrigaba a Wyatt era cómo estas cosas no pasaban más a menudo teniendo en cuenta la insana obsesión de Quinn por llenar cada espacio libre de su horario —Creo que, finalmente, anoche conseguí aburrirte demasiado —soltó con una sonrisa torcida a sabiendas de que aquel comentario seguramente la haría saltar, o bien para negarlo o bien para tomarle el pelo —¿En qué andas últimamente?
avatar
Wyatt D. Blair
Profesores
Profesores

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 24/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Sáb Feb 08, 2014 8:16 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
- Tal vez es que estás perdiendo facultades...quién sabe.-soltó con una evidente intención de vacilarle que se veía claramente por su mueca burlona.- ¿Yo? ¿Qué iba a saber yo eso? Me acabo de enterar ahora mismo...-musitó segundos antes de echarse a reír frente a él.
Todavía no llegaba a comprender cómo lo hacía, o como hacía que pareciese así, pero Wyatt parecía tener una maldita habilidad para estar siempre de buen humor frente a ella o al menos, para hacer que el humor de la rubia mejorase considerablemente. Cierto era que en las vacaciones de Navidad, no había pasado todo el tiempo que le hubiese gustado junto a él, pero no podía quejarse ante unos improvisados días en la que ya ella misma había bautizado como "La ciudad de Wyatt". Y aún siendo esto así, los días que la rubia pasó con su madre en Lima, le habían bastado a su progenitora para ver algo distinto en su hija, un matiz de felicidad o tal vez un brillo en los ojos que hacía tiempo que no había visto en ella, por lo que la joven Fabray tuvo que esquivar con su habilidad habitual un par de preguntas poco apropiadas y a las cuáles no tenía la más mínima intención de contestar. De hecho, dudaba que nadie consiguiese entender lo mucho que adoraba eso de ella misma.

La cercanía repentina del muchacho hizo que en parte regresase de todos sus pensamientos a cerca de su madre y ella durante las Navidades para perderse en los ojos del neoyorquino. Que podría tirarse el día simplemente mirándolos-y no precisamente por verse reflejada- era evidente. No sabía si porque ella misma siempre había querido tener unos ojos azules o porque simplemente se alegraba de poder contemplar esa mirada, pero si se descuidaba, estaba absolutamente segura de que terminaría por babear frente a él, lo que sin duda llevaría a innumerables bromas. Pero el sonido le hizo echarse a reír inmediatamente al recordar el episodio en aquel campo cercano a una gasolinera, en el que había escuchado aquel sonido antes de permitirse llenar de babas el rostro del joven.- Ese "uh hu"...me parece a mí que lo usas demasiado en mi presencia...-dijo entre dientes mientras paraba de reír poco a poco, cambiando después su expresión facial por una sonrisa resignada ante la disculpa -o al menos así interpretaba ella aquella sonrisa tímida y el beso sobre su frente- de su acompañante, la cuál le parecía innecesaria pero como siempre, un detalle por su parte.
- Bastante bien, pero tengo la impresión de que no me ha llegado a nada -dijo antes de intentar ahogar un bostezo a continuación, poniendo sus manos frente a su boca para después, estirar sus brazos hacia delante mientras continuaba escuchándole, rodando sus ojos inconscientemente- Creo que nunca te había escuchado soltarme una cosa que tuviera tan poco sentido y que fuese tanto de locos-exclamó volviendo a observarle dedicándole una sonrisa sincera lejos de cualquier intención de meterse con él simplemente, aunque ni siquiera supiera cómo había ocurrido aquello, con la intención de despejar la más mínima duda que pudiese tener sobre ello.- Bueno, ya sabes...tengo un par de profesores que me machacan a trabajos y al final una acaba resentida...y no miro a nadie, señor "tenéis una semana para entregar el trabajo"-bromeó dirigiéndole una mirada amenazante, para depositar un beso sobre su barbilla de la misma manera que él le había dado uno en su frente.

Jamás le había pedido un trato favoritario y tenía claro que jamás lo haría, puesto que ese nunca había sido su objetivo. Quería que la tratase como a cualquier otra alumna y hasta ahora parecía haber ido funcionando, en parte por las constantes buenas notas de la rubia, a la cuál parecía darle igual el nivel de estudios en el que se encontrase, que siempre se las apañaba para conseguir las mejores notas mientras conseguía tiempo para todo. Realmente, era digna de admiración.
avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Wyatt D. Blair el Vie Mar 21, 2014 10:30 am

Rise and shine, sleepy head
CON: Quinn || LUGAR: Apartamento ||
Wyatt se inclinó hacia atrás, desprevenido, dejando espacio para permitirle estirar sus brazos. Su mente todavía divagaba en el comentario anterior. Había tardado un par de segundos en seguir el curso de sus propios pensamientos y rescatar el recuerdo al que se estaba refiriendo; después de todo, era una respuesta prácticamente habitual e involuntaria por su parte de la que no llevaba las cuentas. Cuando lo consiguió se explicó las carcajadas, y no pudo evitar poner los ojos en blanco en un gesto exagerado mientras trataba de esconder una pequeña sonrisa —No me digas que voy a tener que convencerte para quedarte en la cama —Fingir que eso fuera una molestia era demasiado incluso para su indudable talento como actor. El moreno nunca había dedicado demasiado tiempo a imaginar cómo serían sus despertares con el paso de los años, pero, cuando alguna vez lo hizo, su mente siempre pintó algo parecido al de ese día o cualquier otro en casa de la rubia: alegres, llenos de vida y con una frescura intrínseca. En su lugar, Wyatt amanecía diariamente saludado por el vacío en mitad del colchón como muro invisible y pocas veces franqueado que realmente les separaba a él y a Melissa.

Se echó a reír más por inercia que porque aquel comentario consiguiera alejar uno de los temas que más solían atormentarle; agradecía el intento de todos modos —Puedo superarlo —aseguró rotundamente. Ambos sabían bastante bien que ni por asomo eso había sido lo más estúpido y sin sentido que cualquiera había soltado en presencia del otro, ni lo sería, por lo que el reto no era complicado, mucho menos imposible —Me pregunto quién será —se hizo el tonto, enarcando una ceja con diversión cuando ella depositó un beso en su barbilla como si tratara de disculparse por la broma —Eres una quejica —trató de picarla. Pero lo cierto era que si a él le hubieran dado la mitad de trabajo que él le daba, habría puesto el grito en el cielo a los tres días. Los días de Quinn parecían estirarse de un modo que él querría para los suyos propios y seguía igualmente fascinado e intrigado al respecto.

La chica se había buscado su ruina –o éxito, según se mirara– al dar con él como profesor. Con su aire de naturalidad e indiferencia, Wyatt siempre había pecado de atento, detallista e incluso quisquilloso con todo aquello que le apasionaba, incluidas la actuación y las personas importantes para él. Estaba seguro de que Quinn nunca había esperado un paseo por el campo con respecto a su asignatura, pero de haberlo hecho se habría encontrado con todo lo contrario. Tenía aptitudes, demasiadas, y eso llevaba que él se encargase personalmente de exigirle un poco más cada día, no al contrario —Eso me recuerda que tengo algo para ti —anunció antes de dejarse caer hacia atrás hasta quedar tumbado de nuevo. Mataría por una ducha en aquel momento, pero no tenía ropa limpia como para poder permitírsela, así que trató de desviar su atención a cualquier otra cosa —Tengo hambre —informó. Mucho había tardado. Se rascó distraídamente la cabeza, pensando en qué hacer para no quedar como un auténtico parásito —¿Quieres que salga a comprar algo?
avatar
Wyatt D. Blair
Profesores
Profesores

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 24/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por L. Quinn Fabray el Miér Mar 26, 2014 8:32 pm

Rise and shine, sleepy head
CON: Wyatt || LUGAR: Apartamento ||
Una sonrisa de diversión se dibujó en su rostro en cuanto el moreno pronunció aquellas palabras. No iba a ocultar lo mucho que le gustaba que Wyatt demostrase de vez en cuando su interés por ella y sus ganas de que permaneciese junto a él, lo cuál en parte hacía que bajase la guardia y que así la rubia, pudiese disfrutar de aquellos momentos de manera interna en un chiste privado del que por una vez Wyatt no tenía la más mínima idea.- Inténtalo...a ver si consigues que me quede o no. Te apuesto lo que quieras a que si digo que no, es no. -comentó en parte, para tratar de incentivarle. Sabía que si él se lo proponía, terminaría por conseguir que ella cediese y se quedase en la cama hasta la hora que fuese a su lado, pero lo que le apetecía en aquel momento a la ex-animadora era comprobar cuánto deseaba que ella se quedase allí entre las sábanas, básicamente para aprovecharse de la ínfima distancia que les separaba y de aquel momento de tranquilidad que les brindaba un día como aquel.

Oh, ella era la quejica. Ahora era ella.
Aquello no sabía si le desesperaba o le causaba simpatía, pero esperaba que él pudiese comprender como alumno que había sido tiempo atrás, cómo podía ser aquella situación para ella, mientras trataba de compaginar lo que sentía por él con lo agobiada que podía llegar a verse por sus exigencias como profesor. Lo entendía perfectamente y no quería pedirle que aflojase el ritmo ya que consideraba que estaría abusando de una posible influencia sobre él, pero en ocasiones cierto era que tenía el impulso a decirle o a sugerirle algo sutilmente, para ver si conseguía algo al respecto. Pero sabía que ella menos que nadie podía tratar de exigirle lo más mínimo, y es que sabía que precisamente por ser ella, él le exigía en clase bastante más que al resto aunque ella no lo consideraba como algo que le perjudicase, si no todo lo contrario.
-¿Ah sí? ¿Soy una quejica ahora? Pues esta quejica, se va a hacer sus trabajos, ahí te quedas Blair. -refunfuñó levantándose como pudo de la cama y mientras se estiraba, escuchó algo que hizo que girase sobre sí misma para observarle- ¿Que tienes algo para mí? ¿El qué? -inquirió con una curiosidad impropia en ella, para volver hacia él y tumbarse de nuevo sobre el chico con una amplia sonrisa cuyas intenciones eran que olvidase todo lo anterior aunque fuese algo imposible.
A continuación, simplemente se limitó a negar con la cabeza para después, poner una mueca pensativa y finalizar todo aquello encogiéndose de hombros- Si quieres ir, ve, porque apenas tengo nada para alimentar a este monstruo devorador de neveras ajenas.- bromeó dándole así, un leve golpe sobre la barriga de él con una amplia sonrisa de evidente diversión-.
avatar
L. Quinn Fabray
Yale
Yale

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Sobre mi
Más sobre mi:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rise and shine, sleepy head → Wyatt

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.